¿Cómo afectará el cambio climático a la Seguridad alimentaria?

Resultat d'imatges de seguretat alimentaria canvi climàtic

Fenómenos meteorológicos extremos cada vez más frecuentes, un incremento de los periodos de sequía, precipitaciones irregulares y más intensas, el cambio climático es reconocido como uno de los retos ambientales, sociales y económicos más importantes a los que se enfrenta el mundo. 

El calentamiento del clima es inequívoco, y desde la década de 1950 se han producido una serie de cambios sin precedentes: la atmósfera y el océano se han calentado, los volúmenes de nieve y el hielo han disminuido y el nivel del mar se ha elevado (IPCC, 2014). Los efectos globales del cambio climático se manifiestan cada vez con más preocupación. 

De acuerdo con inventarios de Gases de Efecto Invernadero (GEI) de los 28 Estados Miembros de la Unión Europea, la emisión de GEI procede de varias fuentes (figura 1), siendo una de ellas la agricultura, que ocupará nuestra atención en el presente artículo. Así, según datos del año 2012, aquél año la agricultura emitió un total de 471 millones de toneladas de CO2 equivalentes a la atmósfera. Esto representa un 10,3% del total de emisiones de GEI de los Estados miembros de la UE (European Commission, 2015).

Figura 1. Porcentaje de emisiones de GEI a la atmosfera el año 2012 en la UE. Fuente: EU agriculture and climate change 

La otra cara de la moneda es que tanto la agricultura como la ganadería, aparte de ser uno de los causantes del cambio climático, son también uno de los sectores más afectados por sus efectos ya que dependen directamente de las condiciones climáticas. 

La lista de los efectos que puede llegar a causar el cambio climático sobre la agricultura y ganadería es amplia, siendo los más importantes los siguientes: 

  • Aumento de la mediana de temperatura
  • Disminución de la precipitación anual
  • Disminución del caudal anual de ríos
  • Aumento del riesgo de pérdida de biodiversidad
  • Aumento del riesgo de desertización
  • Aumento de la demanda de agua y necesidades de riego
  • Disminución de la producción de cultivos
  • Aumento de los incendios forestales
  • Aumento de la mortalidad del ganado por olas de calor
  • Cambio del calendario de producción de cultivos, cambios de estacionalidad
  • Proliferación de parásitos y plagas que pueden afectar al ganado y cultivos
  • Disminución de la calidad alimentaria, pérdida de nutrientes

De acuerdo con la Agencia Europea de Medio ambiente, el sur de Europa y la cuenca mediterránea son una de las zonas más vulnerables a los efectos del cambio climático en Europa.

Resultat d'imatges de agricultura i canvi climàtic

Foto 1. Efectos del cambio climático en cultivos. Fuente:  Museu de la vida rural, Palau Macaya

¿Por qué se puede ver afectada la Seguridad alimentaria?

El estudio de los impactos del cambio climático sobre la agricultura y la ganadería es uno de los campos más preocupantes por los expertos. Al margen de las actividades agrícola y ganadera, sus efectos se extienden al medio ambiente, la economía social y la seguridad alimentaria, es decir la disponibilidad de alimentos y el acceso de las personas a ellos. En este sentido, se considera que un hogar está en situación de seguridad alimentaria cuando sus miembros disponen de alimentos suficientes en cantidad y calidad. 

El suelo proporciona alimentos que proveen a la población humana de la Tierra, más de 7.400 millones de habitantes a finales del año 2016, y es un recurso crítico para el desarrollo sostenible en muchas regiones. La agricultura, la silvicultura y otros usos del suelo ejercen un papel central para la seguridad alimentaria y el desarrollo sostenible (IPCC, 2014). 

 La agricultura, la seguridad alimentaria y el cambio climático están íntimamente relacionados. Según la Organización de Naciones Unidas por la Agricultura y Alimentación (FAO), el cambio climático empeorará las condiciones de vida de los agricultores, pescadores y aquellos que vivan de los bosques. Además, las plantas y el ganado estarán expuestos a nuevas plagas y enfermedades que surgen solo a determinadas temperaturas y condiciones de humedad. 

La ONG Manos Unidas manifiesta que mientras las familias de agricultores están luchando para tirar adelante, casi mil millones de personas con pocos recursos están experimentando graves dificultades para alimentar a sus familias. Así por ejemplo, el arroz y el maíz, que son dos de los cultivos más importantes de los que dependen millones de personas en Asia, África y América, están experimentando una disminución de las cosechas. Según la misma ONG, se calcula que las cosechas de trigo caerán un 15% hacia el año 2020 en la mayor parte de África subsahariana y en la India. 

En este sentido, el profesor de la Universidad de Illionois Gerald C. Nelson expuso, en el marco de la Feria Alimentaria de abril de 2016, que actualmente el cambio climático ya ha afectado a la agricultura y al sector alimentario obligando a las producciones de Arroz chino y el café a desplazarse a zonas climáticamente más favorables para su cultivo, y se prevé la misma amenaza para la producción de pasta por la sensibilidad del trigo duro. 

¿Cómo se puede actuar?

Por un lado, cabe definir estrategias para poder afrontar los efectos del cambio climático con los menores daños posibles. 

Actualmente las políticas de adaptación y mitigación a los impactos del cambio climático han cogido carrerilla a escala mundial. Las políticas climate-proof son claves para conseguir un desarrollo sostenible y una buena capacidad de resiliencia al clima. Así por ejemplo se pueden encontrar estrategias a nivel Europeo, a nivel estatal, a nivel de comunidad e incluso a nivel supramunicipal y local, tratando todos aquellos sectores que puedan verse afectados por el cambio climático. 

Por otro lado, es necesario establecer tecnologías y técnicas agrícolas que permitan reducir las emisiones de CO2 a la atmosfera. En este campo se incluyen medidas de eficiencia de consumo de agua, técnicas de labrado cero (cultivos sin labrar, muy extensa por Sur América y África con resultados muy positivos), o técnicas de agroclimatología que es la ciencia que estudia cómo afecta el clima en los diferentes cultivos con el objetivo de optimizar la toma de decisiones en la planificación agrícola, entre otros. 

Además, se debe tener en cuenta que la mayoría de ciudades dependen de un sistema de alimentos globalizado que ha eliminado la agricultura de los espacios metropolitanos, incrementando la vulnerabilidad económica y la crisis ambiental. Los avances tecnológicos y el transporte a escala mundial permiten consumir productos de otra punta del planeta. Esto, combinado con un aumento de la producción agrícola intensiva, ha incrementado la distancia entre productores y consumidores, formando esta relación parte del pasado. Un cambio a nivel global de las técnicas y tecnologías agrícolas y del transporte de alimentos, como la agricultura ecológica y de proximidad, podría mitigar los efectos del cambio climático así como retomar la relación entre productores y consumidores. Las ciudades poseen el conocimiento, la infraestructura y la influencia necesaria para actuar como agente catalizador de estos cambios. 

El cambio climático es un hecho real que ya está afectando la agricultura y la producción de alimentos, de modo que es necesario avanzar en el campo de la investigación y la tecnología para minimizar las emisiones atmosféricas procedentes de esta práctica, así como establecer políticas y estrategias para adaptarse a los efectos que ya estamos empezando a sufrir. 

Mar Ruiz Arandes

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Site Footer