Más de 30 años de los primeros movimientos ecologistas en Catalunya: Los humedales del Empordà

Entre campings, urbanizaciones y poblaciones de marcado carácter turístico de temporada estival nace un oasis de calma y tranquilidad situado entre los municipios de Sant Pere Pescador y Castelló d’Empúries, en la badía de Roses, Alto Empordà. Se trata de la segunda zona húmeda más grande de Catalunya, solo superada por el Delta del Ebro. Consta de una superficie total de 4.866 ha, de las cuales 824 ha son reserva natural integral y 9 ha son reserva natural parcial (Generalitat de Catalunya). Está situado en la confluencia del río Muga y del Fluvià, creando un conjunto de prados inundables de alto valor paisajístico y ecológico, sobretodo para las aves migratorias, que hacen escala en su transcurso entre los fríos países del norte de Europa y el cálido continente africano. 

Con esta pequeña reseña, la mayoría de gente sabrá que se trata de los Humedales del Empordà, ya que a nivel de Catalunya, es seguramente unos de los parques naturales más emblemáticos, conocidos y visitados. 
C:\Documents and Settings\Mauro Rodríguez Rey\Escritorio\Greenhub\Art. 4\situació Gen..jpg

Fig. 1. Situación de los Humedales del Empordà. Fuente: Generalitat de Catalunya

Hace unos meses se celebró el 30 aniversario de la creación del parque, que se produjo el año 1983, con la Ley 21/1983 del 28 de octubre de declaración de paraje natural de interés nacional de reservas integrales zoológicas y botánicas de los Humedales del Empordà. Aprovechando este aniversario queremos recordar lo que costó que este espacio se mantuviera fuera del alcance de las grandes inversiones urbanísticas de los años 60 y 70 en la zona de la Costa Brava.

Eran los años de los “Planes de Desarrollo” de finales de la dictadura y principios de la transición. Se estaba tendiendo a apostar fuerte por el turismo de sol y playa, con un crecimiento de urbanizaciones costeras ejecutado de forma rápida y desordenada. En la zona del Empordà, ya se habían realizado grandes urbanizaciones como Santa Margarida (Roses) y Empuriabrava (Castelló d’Empúries). Esta última se trata de una macrourbanización construida en los arrozales y pantanos ampurdaneses drenados, en forma de marina residencial de alto estanding y ciudad de vacaciones, como otros complejos de la Costa Azul francesa, o la Costa de Florida en EUA, imitando los canales venecianos. 

C:\Documents and Settings\Mauro Rodríguez Rey\Escritorio\Greenhub\Art. 4\Empuriabrava-0021.jpg

Fig. 2. Vista aérea de la urbanización Empuriabrava. Fuente:  www.deviajeporcatalunya.com

Viendo el buen rendimiento que tenían estos emplazamientos, se creó un nuevo macroproyecto constructivo bajo el nombre de Port Llevant, en la zona del actual Parque Natural. Los promotores tenían todos los permisos y la mayoría de gente local a favor, ya que el cultivo de la tierra en general, y del arroz en particular, eran trabajos muy duros y mal pagados, y se veía como una oportunidad de progreso, tendiendo hacia una tercerización de la economía. Además, se contemplaba como un “saneamineto” del territorio, ya que las zonas húmedas estaban directamente relacionadas con enfermedades y mosquitos, en definitiva, zonas insalubres.

No obstante, este proyecto nunca se llegó a ejecutar, gracias a los activistas ecologistas locales, que fundaron en 1976 el Grupo por la Defensa de los Humedales Ampurdaneses (GDAE, en sus siglas en catalán). Se trataba de los primeros movimientos para preservar el patrimonio natural en Catalunya. 

Era una época de marcado cambio político, la gente tenía mucho poder de movilización, protesta y manifestación. Realizando acciones legales como recursos al gobierno y concienciación ciudadana y acciones más reivindicativas como acampar en los terrenos donde debían empezar la urbanización, consiguieron detener las obras, y que la Generalitat, recientemente restablecida, expropiase los terrenos. En 1983 se aprobó la ley de protección que salvaguardó definitivamente lo que actualmente es el Parque Natural de los Humedales del Empordà. 

Actualmente, lejos de ser un territorio protegido e intocable (excepto la reserva integral de acceso exclusivo a científicos para investigar) el Parque Natural de los Humedales del Empordà consta con una red de caminos con diversos puntos de observación de aves y un centro de interpretación, entre otros servicios, con el fin de acercar a la población este espacio. De esta forma, además de proteger la naturaleza, se puede aprender de ella enseñando a las nuevas generaciones a conservarla. Todo un ejemplo de justificación del por qué proteger el patrimonio natural salvado por la presión social de unos pioneros hace más de 3 décadas. 

Mauro R Rey

Bibliografía

Empordà Turismo Catalunya-Costa Brava http://www.empordaturisme.com/

Generalitat de Catalunya http://www.gencat.cat/

http://www.tv3.cat/videos/4793311/Entre-el-cel-i-la-terra-La-guerra-dels-Aiguamolls

http://www.deviajeporcatalunya.com/

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Site Footer