Paisajes culturales, más allá de lo que vemos

Todo es paisaje. Pero, alguna vez os habéis parado a pensar qué hay detrás i qué representa un paisaje cuando lo observais? Cuál es su historia? Porqué tiene esta configuración y no otra?

De acuerdo con el Convenio Europeo de Paisaje, el “paisaje” designa una parte del territorio tal como la percibe la población, el carácter de la cual resulta de la acción de los factores naturales y/o humanos y de las relaciones que se establecen entre ellos (Convenio Europeo del Paisaje, 2000). Así, gran parte de los paisajes que nosotros observamos son resultado de la acción de la humanidad a lo largo del tiempo. 

En la mayoría de las ocasiones estos paisajes se han ido forjando a raíz de una idea de producción económica como puede ser una plantación de viñas para la producción vitivinícola, la creación de terrazas ya sean de tierra o de piedra seca para la producción agrícola y de cereales, la formación de poblados ancestrales, etc. 

En este sentido podem hablar de PAISAJES CULTURALES. Pero, qué son los paisajes culturales?

Estos se pueden definit como el resultado de la interacción en el tiempo de las personas y el medio natural, la expresión de la cual es un territorio perceibido y valorado por sus cualidades culturales, producto de un proceso y soporte de la identidad de una comunidad (Plan Nacional de Paisajes Culturales, 2012).

Ilustración 1. Costiera Amalfitana Italia (izquierda), Quebrada de Humauaca_Argentina (derecha). Fuente: UNESCO Cultural Landscapes 

Cuando hablamos de paisajes culturales, debemos remarcar la importancia de organizaciones como la UNESO (United Nations Educational, Scientific and Cultural Organization) con programas destinados a reconocer, proteger y valorizar estos paisajes. 

El año 1992 la Convención del Patrimonio Mundial se convirtió en el primer instrumento jurídico internacional para reconocer y proteger los paisajes culturales. El Comité en su 16ena reunión, aprovó directrices relativas a su inclusión el la Lista del Patrimonio Mundial. El Comité reconoció que los paisajes culturales representan las “obras conjuntas de la naturaleza i del hombre” designadas al artículo 1 de la Convención. Estos son ilustrativos de la evolución de la sociedad humana y la liquidación en el tiempo, bajo la influencia de las limitaciones y/o oportunidades físicas que presenta su entorno natural y de las sucesivas fuerzas sociales, económicas y culturales, tanto externas como internas. 

¿Qué criterios tiene la UNESCO para declarar un paisaje cultural?

La UNESCO establece 3 categorías principales:

  • El más fácil de identificar es el definido como paisaje creado y disseñado intencionadamente por el hombre. Esta categoria incluye jardines y parques creados por razones estéticas y que en algunos casos estan asociados a monumentos religiosos. 
  • La segunda es la de paisaje evolutivo. Estos paisajes reflejan un proceso de evolución (social, económica, religiosa, etc.) en sus características de forma y de componentes. Se divide en dos subcategorías: 
    • Paisajes configurados por un proceso evolutivo que llegó a su fin en algun moment en el pasado, ya sea bruscamente o a lo largo de un periodo. SUs características esenciales, pero, aún son visibles en forma material. 
    • Paisajes que conservan un papel social activo en la sociedad contemporánea estrechamente asociado a la manera de vida tradicionals, y en el cual el proceso evolutivo está aún en curso. A la vez, presenta pruevas de su evolución en el tiempo. 
  • La última categoría es el paisaje cultural asociativo. La inclusión de este tipo de paisajes a la Lista del Patrimonio Mundial se justifica en virtud de las asociaciones religiosas, artísticas o culturales del elemento natural, más que por huellas culturales tangibles, que pueden ser insignificantes o hasta inexistentes.

A modo de ejemplo, aprofundizamos en dos paisajes culturales conocidos y relacionados con la producción económica i con una forma de vida tradicional: 

SERRA DE TRAMUNTANA_ISLAS BALEARES (ESPAÑA)

Ilustración 2. Serra de Tramuntana. Fuente: UNESCO cultural landscapes

Este paisaje está situado a las abruptas vertientes de una cadena montañosa paralela a la costa nord occidental de la isla de Malora, la Serra de Tramuntana. La agricultura milenaria en un ambiente con escasos recursos de agua transformó el terreno y muestra una red articulada de mecanismos de gestión del agua entre las diferentes parcelas, de orígen feudal. El paisatge está formado por cultivos en terrazas, carreteras de adoquines, construcciones de piedra y mecanismos de distribución del agua interconectados que incluyen molinos hidráulicos. 

El paisaje cultural de la Serra de Tramuntana constituye un ejemplo significativo del paisaje agrícola mediterráneo. Después de siglos de transformaciones de la morfología del terreno escarpado, por explotar los escasos recursos disponibles debido a las condiciones orogénicas, climáticas y d evegetación, ha esdevenido producido y bien adaptado a los asentamientos humanos.

PAISATGE CULTURAL CAFETER_COLÒMBIA

Ilustración 3. Paisaje cafetero de Colombia y producción manual de café. Fuente: Font: Paisaje cultural cafetero (PCC)

Este se trata de un ejemplo excepcional del paisaje culteral sustentable y producido único. Reflexa una tradición que representa un símbolo importante tanto a nivel nacional como por otras zonas cafeteras del mundo. Incluye sis paisajes cafeteros y dieciocho centros urbanos de las cadenas occidentales y central de la Sierra de los Andes, al oeste de Colombia. Estos paisajes son el reflejo de una tradición centenária consistente en cultivar en pequeñas parcelas de bosque alro y de la manera en que los cafetaleros adoptaron el cultivo a las condiciones difíciles de alta montaña. Las zonas urbanizadas, en su mayoría situadas en las cimas de las colinas, se caracterizan por una arquitectura creada por los colonos procedentes de la religión Antioquia, de influencia española. Como materiales de construcción se utilizaron materiales tradicionales, como tapia, baharequeu (cañas trenzadas) para los muros y tejas para sus tejados. 

La distintiva forma de vida de los cafeteleros se basa en el legado que se ha transmitido de generación en generación, y está relacionado con su identidad, el sentimiento de propiedad de sus tierras, y los pequeños y tradicionales sistemas de producción. 

Todo es paisaje, y gran parte de estos esconden una historia detrás, unas tradiciones, un acontecimiento o situación que ha forzado a la humanidad a evolucionar y crear nuevos paisajes. La UNESO cataloga los paisajes culturales más reconocidos y extraordinarios, pero no son todos los que hay en nuestros territorios. 

Mar Ruiz Arandes

Bibliografía:

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Site Footer